Frases y textos breves para pensar

 

Frases y Textos breves de Papas, Santos, Obispos,...



• "Sin la fe no es posible vivir sin dar escándalo, y perdonar siempre. Solamente a la luz de la fe, de aquella fe que nosotros hemos recibido, la fe de un Padre misericordioso, de un Hijo que ha dado la vida por nosotros, de un Espíritu que está dentro de nosotros y nos ayuda a crecer, de la fe en la Iglesia, la fe en el pueblo de Dios, bautizado y santo.

Y esto es un don, la fe es un regalo. Nadie con los libros o yendo a conferencias puede recibir la fe. La fe es un regalo de Dios que te ha llegado, y por esto los apóstoles le piden a Jesús: 'Aumenta nuestra fe'". (Francisco, 10/11/2014).


• "La oración y la meditación son el alma de la adoración a Dios en espíritu y en verdad, y lo mejor de ese acto espiritual es la súplica por todos los hombres,…cooperando a la salvación del mundo pecador". (Luis de Trelles, fundador de la Adoración Nocturna).


• "Lo que cumple hacer en esta guardia nocturna que hacemos al Santísimo Sacramento, velar por los que descansan para que el Señor los defienda de todo mal… y orando de esta suerte pedimos también implícitamente por nosotros mismos y por nuestra santificación". (Luis de Trelles, fundador de la Adoración Nocturna).


• "La oración y la meditación son el alma de la adoración a Dios en espíritu y en verdad, y lo mejor de ese acto espiritual es la súplica por todos los hombres,…cooperando a la salvación del mundo pecador". (Luis de Trelles, fundador de la Adoración Nocturna).


• "Si todas las acciones del hombre se rigen por el amor, ¿qué será la adoración a Dios? Fácilmente adivinamos que es su acto de amor por excelencia". (Luis de Trelles, fundador de la Adoración Nocturna).


• "El lenguaje, el ademán, la actitud, la compostura del hombre son el traslado visible de los afectos invisibles… han de corresponder a la dignidad sobre excelente de la Persona a quien se adora, porque la adoración es amor". (Luis de Trelles, fundador de la Adoración Nocturna).


• "La Adoración Nocturna no ha de buscar su gloria, sino la de los demás, pues somos soldados de Jesús Sacramentado, somos guardias de honor, somos guardias de oración y sólo debemos hacer lo que hace Cristo: Pedir al Padre por todos los hombres". (Luis de Trelles, fundador de la Adoración Nocturna).


• "La vela del Santísimo es el mejor pararrayo para las tempestades. Cuando la vela se enciende con fe y se ayuda con la oración es alivio para la enfermedad, socorro en la agonía, ayuda en el parto de las mujeres, escudo en la guerra intestina, alivio de los difuntos, y defensa de los furores de los hombres y de los elementos". (Luis de Trelles, fundador de la Adoración Nocturna).


• "La Eucaristía es una serie de maravillas que apenas se dejarían creer si no las garantizase la fe, y no las explicase el amor infinito de Dios". (Luis de Trelles, fundador de la Adoración Nocturna).


• "Nosotros sabemos, Jesús habla claramente, que los diablo vuelven, siempre. También al final de la vida, Él nos da el ejemplo -Jesús- de esto. Y para custodiar, para vigilar, para que no entren los demonios, es necesario saber recogerse, es decir, estar en silencio delante de uno mismo y delante de Dios, y al final de la jornada preguntarse: '¿qué ha sucedido hoy en mi corazón? ¿Ha entrado alguien que no conozco? ¿La llave está en su sitio?'". (Francisco, 10/10/2014).


• "Jesús es el compañero de camino que nos da lo que le pedimos; el Padre que nos cuida y nos ama; y el Espíritu Santo que es el don, es ese plus que da el Padre, lo que nuestra conciencia no osa esperar". (Francisco, 09/10/2014).


• "Evangelizar no es violentar la libertad religiosa porque no nace de una imposición a la conciencia, sino del anuncio respetuoso de la verdad". (Benedicto XVI).


• "Invito a todos a un decidido empeño por dar nueva vitalidad a la devoción eucarística, que vaya acompañada con una creciente formación cristiana, sólidamente fundada en la Sagrada Escritura". (Juan Pablo II a la Adoración Nocturna Española)).


• "Nuestro gozo más profundo viene de Cristo: estar con Él, caminar con Él, ser sus discípulos". (Francisco, twuitter).


• "Sólo la confianza en Dios puede transformar la duda en certeza, el mal en bien, la noche en alba radiante". (Francisco, twuitter).


• "La fe no es un herencia que recibimos de los demás, ni algo que se compra; es una respuesta de amor que damos y construimos libre y diariamente con paciencia, entre éxitos y fracasos. No teman arrojarse en brazos de Dios". (Francisco, 10/06/2014).


• "La mayor prueba de la fiabilidad del amor de Cristo se encuentra en su muerte por los hombres. Si dar la vida por los amigos es la demostración más grande de amor (cf. Jn 15,13), Jesús ha ofrecido la suya por todos, también por los que eran sus enemigos, para transformar los corazones". (Francisco, 10/05/2014).


• "cultivamos en nosotros lo verdadero, el bien y lo bello; y aprendemos que estas tres dimensiones no están jamás separadas, sino siempre entrelazadas. Si una cosa es verdadera, es buena y es bella; si es bella, es buena y es verdadera; y si es buena, es verdadera y es bella. Y estos elementos juntos nos hacen crecer y nos ayudan a amar la vida, también cuando estamos mal, también en medio a los problemas. ¡La verdadera educación nos hace amar la vida y nos abre a la plenitud de la vida!". (Francisco, 10/05/2014).


• "Las Escrituras y la Eucaristía son los elementos indispensables para el encuentro con el Señor". (Francisco, 04/05/2014).


• "Déjate hacer; sufre, pero sufre amándole, amándole mucho a través de la oscuridad, a pesar de la tempestad que parece el Señor te ha puesto, a pesar de no verle, ama el madero desnudo de la cruz […]. Llora, llora todo lo que puedas y sufre, pero a los pies de la cruz, y sufre amando a Dios ¡qué felicidad!… Cómo te quiere Dios, ya lo verás algún día muy cercano". (San Rafael Arnáiz, adorador nocturno).


• "Muy bella es la tarea de los que levantan sus manos a Dios en la callada noche, y le bendicen cantando los salmos de David, y ofreciendo al Señor las alabanzas de sus labios, para desagraviarle de los ultrajes que recibe en el Sacramento de su amor. Pero es más bella, mucho más bella, la acción de estos vigilantes nocturnos y custodios privilegiados del Dios Hostia, si aprovechan su tiempo en la consideración de las verdades eternas […] Esta es el alma de la Adoración Nocturna, y todo lo que esto no sea desdice de nuestra vocación". (Luis de Trelles).


• "El silencio es freno de oro. Dios mío, Tú que sabes cuánto me cuesta el callar, hazme poaible por tu gracia, lo que me parece imposible por mi naturaleza, para practicar la virtud del silencio. Señor, cuánta providencia ha disfrutado o sentido mi pobre alma pecadora en la corta carrera de mis días... Gracias, Señor, muchas gracias". (Venerable Alberto Capellán Zuazo, adorador nocturno).


• "En el cielo no se llora, pero si se pudiera llorar, los santos lo harían solo por el tiempo perdido en esta vida". (Venerable Alberto Capellán Zuazo, adorador nocturno).


• "La humildad.- Para conseguirlo, aprnde a callar. No despliegues tus labios para justificarte, cuando la justificación no te es necesaria por razones especialísimas. Reserva el buen juicio de tus acciones a Dios, que penetra los misterioros arcanos de tu buena voluntad y deja que él te justifique delante de los hombres. No profieras palabra alguna cuando te digan algo mortificante o te hagan sufrir algo enojoso o e den un desaire o pretendan que te humilles. Levanta, entonces, tu corazón a Dios y permanece en silencio. El paraíso de la tierra como el del cielo, dice San Vicente de Paúl, está en la caridad. El paraíso no es otra cosa que amor, unión y caridad". (Venerable Alberto Capellán Zuazo, adorador nocturno).


• "Socorrer pronto al desgraciado, es socorrerle dos veces". (Venerable Alberto Capellán Zuazo, adorador nocturno).


• "La franqueza no consiste en decir todo lo que se piensa, sino en pensar todo lo que se dice. La franqueza es compañera de los grandes caracteres y la arca distintiva del hombre de bien. La franqueza debe estar siempre bajo la tutela de la prudencia; es un árbol que produce tantas espinas como flores y necesita una mano diestra que la cultive.

La franqueza es para la cortesía, lo que la ingenuidad ara la belleza. La franqueza y la cortesía son hermanas muy amables, que deearían vere emnos veces separadas". (Venerable Alberto Capellán Zuazo, adorador nocturno).


• "qué relación tiene la Eucaristía con nuestra vida. Hay unos indicadores concretos que nos ayudan en este sentido. El primero es el modo de relacionarnos con los demás. A Jesús le gustaba estar con la gente, compartir sus anhelos, problemas y preocupaciones. En la Santa Misa nos encontramos con muchas personas, pero ¿las vemos en verdad como hermanos y hermanas? ¿La Eucaristía nos lleva a salir al encuentro de los pobres, de los enfermos, de los marginados, viendo en ellos el rostro de Jesús?


Un segundo indicador es sentirnos perdonados e impulsados a perdonar. Quien celebra la Eucaristía no lo hace porque sea mejor que los demás, sino porque se reconoce necesitado de la misericordia de Dios. La Eucaristía es memorial del sacrificio de Cristo para la remisión de los pecados y, por eso, mueve nuestro corazón al perdón de los hermanos y la reconciliación. Un último indicador es la coherencia entre la liturgia y la vida de nuestras comunidades. La Eucaristía no es un mero recuerdo de algunos dichos y hechos de Jesús. Es obra y don de Cristo que sale a nuestro encuentro y nos alimenta con su Palabra y su vida". (Francisco, 14/02/2014).


• "Para nosotros es fácil de entender la oración para pedir algo al Señor, también para dar gracias al Señor" o la óoración de adoración". Pero la oración de alabanza "la dejamos de lado, no nos viene espontánea"... "¿Pero eres capaz de gritar cuando tu equipo marca un gol y no eres capaz de cantar alabanzas al Señor? ¿De salir un poco de tu compostura para cantar esto? ¡Alabar a Dios es totalmente gratuito! No pedimos, no damos las gracias: ¡alabamos!". (Francisco, 28/01/2014).


• "Es fácil recurrir a Dios para pedirle, todos lo hacemos. ¿Cuándo aprenderemos también a darle gracias y adorarle?". (Francisco, 25/01/2014).


• "Y cuando las cosas no van bien, Él se involucra en la historia y arregla la situación y va adelante con nosotros. Pero pensemos en la genealogía de Jesucristo, a esa lista: este genera a este, este genera a este, este genera a este… En esa lista histórica hay pecadores y pecadoras. Pero, ¿cómo lo ha hecho el Señor? Se ha mezclado, ha corregido el camino, ha regulado las cosas. Pensemos en el gran David, un gran pecador, y luego un gran santo. ¡El Señor lo sabe! Cuando el Señor nos dice "Con amor eterno, Yo te he amado" se refiere a esto. Desde hace muchas generaciones el Señor ha pensado en nosotros, ¡en cada uno de nosotros!.
Me gusta pensar que el Señor tiene los sentimientos de la pareja que está esperando un hijo: lo espera. Nos espera siempre en esta historia y luego nos acompaña a través de la historia. Este es el amor eterno del Señor; ¡eterno, pero concreto! Incluso un amor artesanal, porque Él va haciendo la historia, va preparando el camino para cada uno de nosotros. Y este es el amor de Dios" que "¡nos ama desde siempre y nunca nos abandona! Roguemos al Señor para conocer esta ternura de su corazón". (Francisco, 10/01/2014).


• "La fe es confesar a Dios, pero al Dios que se ha revelado a nosotros, desde el tiempo de nuestros padres hasta ahora; al Dios de la historia. Y esto es lo que todos los días rezamos en el Credo. Y una cosa es rezar el Credo desde el corazón y otra como papagayos, ¿no? Creo, creo en Dios, creo en Jesucristo, creo… ¿Yo creo en lo que digo? Esta confesión de fe ¿es verdadera o yo la digo un poco de memoria, porque se debe decir? ¿O creo a medias? ¡Confesar la fe! ¡Toda, no una parte! ¡Toda! Y a esta fe custodiarla toda, tal como ha llegado a nosotros, por el camino de la tradición: ¡toda la fe! ¿Y cómo puedo saber si confieso bien la fe? Hay un signo: quien confiesa bien la fe, y toda la fe, tiene la capacidad de adorar, adorar a Dios". (Francisco, 10/01/2014).


• "El hombre o la mujer que tiene fe se encomienda a Dios: ¡se encomienda! Pablo, en un momento oscuro de su vida, decía: ‘Yo sé bien a quién me he encomendado’. ¡A Dios! ¡Al Señor Jesús! Encomendarse: y esto nos lleva a la esperanza. Así como la confesión de la fe nos lleva a la adoración y a la alabanza de Dios, el encomendarse a Dios nos lleva a una actitud de esperanza. Hay tantos cristianos con una esperanza con demasiada agua, no fuerte: una esperanza débil. ¿Por qué? Porque no tienen la fuerza y el coraje de encomendarse al Señor. Pero si nosotros los cristianos creemos confesando la fe, y también custodiando la fe, y encomendándonos a Dios, al Señor, seremos cristianos vencedores. Y ésta es la victoria que ha vencido al mundo: ¡nuestra fe!". (Francisco, 10/01/2014).


• "La gracia que ha aparecido en el mundo es Jesús, nacido de María Virgen, Dios y hombre verdadero. Ha venido a nuestra historia, ha compartido nuestro camino. Ha venido para librarnos de las tinieblas y darnos la luz. En Él ha aparecido la gracia, la misericordia, la ternura del Padre: Jesús es el Amor hecho carne. No es solamente un maestro de sabiduría, no es un ideal al que tendemos y del que nos sabemos por fuerza distantes, es el sentido de la vida y de la historia que ha puesto su tienda entre nosotros". (Francisco, 25/12/2013).


• "La omnipotencia y la fidelidad de Dios no se detienen a las puertas de la muerte. Cristo está siempre con nosotros, viene cada día y vendrá al final. Entonces él resucitará también nuestro cuerpo en la gloria, no lo devolverá al mundo terrenal. Viviendo de esta fe, seremos menos prisioneros de lo efímero, de lo pasajero. Esta transfiguración de nuestro cuerpo se prepara ya en esta vida por el encuentro con Cristo Resucitado, especialmente en la Eucaristía, en la que nos alimentamos de su Cuerpo y de su Sangre". (Francisco, 04/12/2013).


• "El Templo es el punto de referencia de la comunidad del pueblo de Dios", donde vamos a rezar, alabar al Señor, dar gracias, pero sobre todo "en el Templo se adora al Señor". (Francisco, 25/11/2013).


• "La fe, en efecto, es fundamental para la vida cristiana, porque anima las elecciones y los actos de nuestra vida cotidiana. Es la vena inagotable de todas nuestras acciones, con la familia, en el trabajo, en la parroquia, con los amigos, en los diferentes entornos sociales. Y esta fe firme y genuina, se ve, sobre todo en los momentos de dificultad y de prueba: es entonces cuando un cristiano se deja llevar del brazo de Dios, y se aferra a él, con la seguridad de contar con un amor tan fuerte como la roca indestructible. Sobre todo en las situaciones de sufrimiento, si nos abandonamos a Dios con humildad, podemos dar un buen testimonio". (Francisco, 25/11/2013).


• "La crisis actual no es sólo económica y financiera, sino que tiene sus raíces en una crisis ética y antropológica. Seguir los ídolos del poder, del provecho, del dinero, por encima del valor de la persona humana, se ha vuelto una norma básica de funcionamiento y el criterio decisivo de la organización. Se ha olvidado y se sigue olvidando que por encima de la lógica de los negocios, de la lógica y de los parámetros del mercado, está el ser humano y que hay algo que es debido al hombre en cuanto hombre, en virtud de su dignidad profunda: ofrecerle la posibilidad de vivir con dignidad y de participar activamente en el bien común. Benedicto XVI nos ha recordado que todas las actividades humanas, incluyendo la económica, precisamente porque es humana, debe ser articulada e institucionalizada de manera ética (cfr. Encíclica Caritas in veritate, 36). Por lo tanto, tenemos que volver a la centralidad del hombre, a una visión más ética de las actividades y de las relaciones humanas, sin el temor de perder algo". (Francisco, 28/10/2013).


• En su discurso a los más de 8 mil participantes en el encuentro que es celebró en el Aula Pablo VI, el Papa habló de libertad, que no consiste en "hacer todo lo que se desea, o aventurarse en experiencias-límite para experimentar la emoción y vencer el aburrimiento. Esto no es libertad. Libertad significa saber reflexionar sobre lo que hacemos, saber valorar lo que es bueno y lo que es malo, cuáles son los comportamientos que hacen crecer, significa elegir siempre el bien", sin miedo a "ir contracorriente". Pues "aunque no sea fácil", esto es lo que "les hará personas rectas, que saben enfrentar la vida, personas con valentía y paciencia". Pero lo fundamental "para ser magnánimos con libertad interior y espíritu de servicio" es amar "cada vez más a Jesucristo", porque "nuestra vida es una respuesta a su llamada y ustedes serán felices y construirán bien su vida si saben responder a esa llamada. Sientan la presencia del Señor en su vida. Él está cerca de cada uno de ustedes como compañero, como amigo, que les ayuda comprender, que les alienta en los momentos difíciles y nunca les abandona. En la oración, en el diálogo con Él, en la lectura de la Biblia, descubrirán que Él está realmente cerca. Y aprendan también a leer los signos de Dios en su vida. Él siempre nos habla, incluso a través de los hechos de nuestro tiempo y de nuestra existencia cotidiana: a nosotros nos corresponde escucharlo".(Francisco, 08/06/2013).


• " nuestro Dios no es un Dios spray, es concreto, no es abstracto, sino que tiene una nombre: “Dios es amor”. No es un amor sentimental, emocional, sino el amor del Padre, que es la fuente de toda la vida, el amor del Hijo que muere en la cruz y resucita, el amor del Espíritu, que renueva al hombre y al mundo.Y pensar que Dios es amor, nos hace bien, porque nos enseña a amar, a entregarnos a los demás como Jesús mismo se dio por nosotros y camina con nosotros. Y Jesús camina con nosotros en el camino de la vida". (Francisco, 26/05/2013).


• " para seguir a Jesús debemos despojarnos de la cultura del bienestar y de la fascinación de lo provisional". (Francisco, 27/05/2013).


• "Ser cristiano no es estudiar una carrera para convertirse en un abogado o en un médico cristiano, no. Ser cristiano es un don que nos hace ir adelante con el poder del Espíritu de anunciar a Jesucristo". (Francisco, 17/04/2013).


• "Hace falta ser fieles al Espíritu para anunciar a Jesús con nuestra vida, con nuestro testimonio y con nuestras palabras". (Francisco, 17/04/2013).


"Nuestro testimonio será eficaz cuando menos busquemos nuestra propia gloria y seamos conscientes de que la recompensa de justo es Dios mismo, el estar unido a Él, aquí abajo, en el camino de la fe, y al final de la ida, en la paz y en la luz del encuentro cara a cara con Él para siempre". (Benedicto XVI, 2013).

• "En la Iglesia todo se basa en la fe: los Sacramentos, la Liturgia, la evangelización, la caridad. También el derecho, e incluso la autoridad en la Iglesia se basan en la fe. La Iglesia no se auto-regula, no da a sí misma el propio orden, sino que lo recibe de la Palabra de Dios, que escucha en la fe y que trata de comprender y de vivir". (Benedicto XVI, 19-2-2012).

• "El ser humano es la cumbre de la Creación y por eso tiene una dignidad inviolable". (Benedicto XVI, 6-2-2013).

• "El verdadero profeta no obedece a nadie más que a Dios y se pone al servicio de la verdad, dispuesto a pagarlo en persona. Es verdad que Jesús es el profeta del amor, pero el amor tiene su verdad. Es más, amor y verdad son dos nombres de la misma realidad, dos nombres de Dios". (Benedicto XVI, 3-2-2013).

• "Convertirse significa seguir a Jesús de modo que su Evangelio sea guía concreta de la vida, significa dejar que Dios nos transforme, dejar de pensar que somos nosotros los únicos constructores de nuestra existencia, significa reconocer que somos criaturas, que dependemos de Dios, de su amor, y sobre todo "perdiendo" nuestra vida en Él podemos ganarla." (Benedicto XVI, 13-2-2013).

• "Creer en Dios significa renunciar a los propios prejuicios y acoger el rostro concreto en quien Él se ha revelado: el hombre Jesús de Nazaret. Y este camino conduce también a reconocerle y a servirle en los demás". (Benedicto XVI, 3-2-2013).

• "El verdadero profeta no obedece a nadie más que a Dios y se pone al servicio de la verdad, listo a responder personalmente. Es verdad que Jesús es el profeta del amor, pero también el amor tiene su verdad. Es más, amor y verdad son dos nombres de la misma realidad, dos nombres de Dios.

En la liturgia de hoy resuenan también estas palabras de san Pablo: «El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tienen en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad» (1 Cor 13,4-6).

Creer en Dios significa renunciar a los propios prejuicios y acoger el rostro concreto con el que Él se ha revelado: el hombre Jesús de Nazaret. Y este camino conduce también a reconocerlo y a servirlo en los demás.

En esto la actitud de María es iluminador. ¿Quién más que ella tuvo familiaridad con la humanidad de Jesús? Pero jamás se escandalizó como los paisanos de Nazaret. Ella custodiaba en su corazón el misterio y supo acogerlo una y otra vez, cada vez más, en el camino de la fe, hasta la noche de la Cruz y a la plena luz de la Resurrección. Que María nos ayude a recorrer con fidelidad y con gozo este camino". (Benedicto XVI, ´Ángelus 3-2-2013).

• "Por medio del descanso dominical, las preocupaciones y las tareas diarias pueden encontrar su justa dimensión: las cosas materiales por las cuales nos inquietamos dejan paso a los valores del espíritu; las personas con las que convivimos recuperan, en el encuentro y en el diálogo más sereno, su verdadero rostro". (Juan Pablo II).

• "Para hablar de Dios, es necesario que crezcamos cada día en el conocimiento y la intimidad con el Señor.". (Benedicto XVI).

• "Hablar de Dios significa, por lo tanto, hacer entender con nuestras palabras y nuestras vidas que Dios no es un competidor de nuestra existencia, sino, al contrario el verdadero garante, el garante de la grandeza de la persona humana. Así que volvemos al principio: hablar de Dios es comunicar, con la fuerza y la sencillez, con la palabra y la vida, lo que es esencial: el Dios de Jesucristo, ese Dios que nos ha mostrado un amor tan grande como para encarnarse, para morir y resucitar por nosotros; ese Dios que nos invita a seguirlo y dejarnos transformar por su amor inmenso para renovar nuestra vida y nuestras relaciones; el Dios que nos ha dado a la Iglesia, para caminar juntos y, a través de la Palabra y los Sacramentos, renovar toda la ciudad de los hombres para que pueda llegar a ser la Ciudad de Dios”.". (Benedicto XVI).

• "El que cree está unido a Dios, está abierto a su gracia, a la fuerza de la caridad. Así su existencia se convierte en testimonio no de sí mismo, sino del Resucitado, y su fe no tiene miedo de mostrarse en la vida cotidiana: está abierta al diálogo, que expresa profunda amistad para el viaje de cada hombre, y sabe cómo abrir las luces de esperanza a la necesidad de redención, de felicidad, de futuro". (Benedicto XVI).

• "Este es otro aspecto que corremos el riesgo de perder en el mundo ruidoso y dispersivo en el que vivimos: la capacidad de pararnos y de mirar en lo profundo de nosotros mismos y leer esa sed de infinito que llevamos dentro, que nos impulsa a ir más allá y nos lleva hacia Alguien que la pueda colmar. El Catecismo de la Iglesia Católica afirma: "Con su apertura a la verdad y a la belleza, con su sentido del bien moral, con su libertad y la voz de la conciencia, con su aspiración al infinito y a la felicidad, el hombre se pregunta sobre la existencia de Dios "(n. 33)". (Benedicto XVI).

• "San Agustín, que en su vida ha buscado durante mucho tiempo la Verdad y fue aferrado por la Verdad, tiene una página bella y famosa, en la que dice: "Interroga a la belleza de la tierra, del mar, del aire enrarecido que se expande por todas partes; interroga la belleza del cielo... interroga a todas estas realidades. Todas te responderán: mira y observa qué hermosas somos. Su belleza es como un himno de alabanza. Ahora bien, estas criaturas tan hermosas, pero a la vez tan cambiantes, ¿quién las hizo, si no uno que es la belleza que no cambia"? (Sermón 241, 2: PL 38, 1134)". (Benedicto XVI).

• "La misión de la Iglesia y de los cristianos es comunicar la alegría del Evangelio a través de una vida animada por la fe, marcada por la caridad y capaz de irradiar esperanza". (Benedicto XVI).

• "La fe nos da esto: se trata de una confianza plena en un "Tú", que es Dios, el cual me da una seguridad diferente, pero no menos sólida que la que proviene del cálculo exacto o de la ciencia. La fe no es un mero asentimiento intelectual del hombre frente a las verdades en particular sobre Dios; es un acto por el cual me confío libremente a un Dios que es Padre y me ama; es la adhesión a un "Tú" que me da esperanza y confianza. Ciertamente que esta adhesión a Dios no carece de contenido: con ella, sabemos que Dios se ha revelado a nosotros en Cristo, hizo ver su rostro y se ha vuelto cercano a cada uno de nosotros". (Benedicto XVI).

• "Tener fe es encontrar a ese ‘Tú’, a Dios, que me sostiene y me concede la promesa de un amor indestructible". (Benedicto XVI).

• "La fe es creer en ese amor inmune a nuestra malicia, que es capaz de redimir toda esclavitud y darnos la salvación. Confiar en este amor conlleva también saber que es un don que hemos recibido, que no merma nuestra libertad ni nuestra inteligencia, sino que las exalta". (Benedicto XVI).

• "La fe es un acto eminentemente personal, es una experiencia íntima. Yo «creo», pero mi creer no es el resultado de una reflexión solitaria, sino el fruto de una relación con Jesús, en la que la fe me viene dada por Dios a través de la comunidad creyente que es la Iglesia. La fe nace en la Iglesia, conduce a ella y en ella se vive. Tenemos necesidad de la Iglesia para confirmar nuestra fe y hacer experiencia de los dones de Dios: la Palabra, los sacramentos, la gracia y el testimonio del amor. Ella nos da la garantía de que lo que creemos es el mensaje originario de Cristo, predicado por los Apóstoles". (Benedicto XVI).

• "Navidad nos aporta una alegría profunda porque nos hace tangible la bondad de nuestro Dios". Benedicto XVI, 22/12/2010.

• "En la oscuridad de la noche de Belén se encendió, realmente, una gran luz: el Creador del universo se encarnó uniéndose indisolublemente a la naturaleza humana, hasta ser realmente "Dios de Dios, luz de luz" y al mismo tiempo verdadero hombre.... A muchos hombres, y de alguna forma a todos nosotros, esto parece demasiado hermoso para ser cierto. En efecto, aquí se nos reafirma: sí, existe un sentido, y el sentido no es una protesta impotente contra el absurdo. El Sentido es poderoso: es Dios. Un Dios bueno, que no se confunde con cualquier poder excelso y lejano, al que nunca se podría llegar, sino un Dios que se ha hecho cercano a nosotros y nuestro prójimo, que tiene tiempo para cada uno de nosotros y que ha venido a quedarse con nosotros.... La Navidad es una oportunidad privilegiada para meditar sobre el sentido y el valor de nuestra existencia. El aproximarse de esta solemnidad nos ayuda a reflexionar, por una parte, sobre el dramatismo de la historia en la que los hombres, heridos por el pecado, están permanentemente buscando la felicidad y un sentido satisfactorio de la vida y la muerte; por otra, nos exhorta a meditar sobre la bondad misericordiosa de Dios, que ha salido al encuentro del hombre para comunicarle directamente la Verdad que salva, y hacerle partícipe de su amistad y de su vida". (Benedicto XVI, 17/12/2008).

• "Siempre podemos creer solamente en el ´nosotros´. A veces digo que san Pablo ha escrito: ´La fe viene de la escucha´, no del leer. También se necesita leer, pero la fe viene de la escucha, es decir, de la palabra viviente, de las palabras que los otros me dirigen y que puedo oír; de las palabras de la Iglesia a través de todos los tiempos, de la palabra actual que ella me dirige mediante los sacerdotes, los Obispos y los hermanos y hermanas. De la fe forma parte el ´tú´ del prójimo, y forma parte de ella el ´nosotros´. El ejercitarse, el apoyarse mutuamente es algo muy importante; aprender a acoger al otro como otro en su diferencia, y aprender que él tiene que soportarme a mí en mi diferencia, para llegar a ser un ´nosotros´, para que un día podamos formar una comunidad también en la parroquia, llamar a las personas a entrar en la comunidad de la Palabra y ponerse juntos en camino hacia el Dios vivo. Eso forma parte del ´nosotros´ muy concreto, como lo es el seminario, como lo será la parroquia, pero también el mirar siempre más allá del ´nosotros´ concreto y limitado hacia el gran ´nosotros´ de la Iglesia de todo tiempo y lugar, para no hacer de nosotros mismos el criterio absoluto. Cuando decimos: ´Nosotros somos Iglesia´, sí, claro, es cierto, somos nosotros, no uno cualquiera. Pero el ´nosotros´ es más amplio que el grupo que lo está diciendo. El ´nosotros´ es la comunidad entera de los fieles, de hoy, de todos los lugares y todos los tiempos. Y digo siempre además que en la comunidad de los fieles, sí existe, por decirlo así, el juicio de la mayoría de hecho, pero nunca puede haber una mayoría contra los Apóstoles y contra los Santos: eso sería una falsa mayoría. Nosotros somos Iglesia: ¡Seámoslo! Seámoslo precisamente en el abrirnos, en el ir más allá de nosotros mismos y en serlo junto a los otros". (Benedicto XVI, 22/9/2011 en Berlín).

• " La Iglesia, respetuosa de la legítima autonomía de la que el poder civil debe gozar, colabora con aquel, al servicio del hombre, en la defensa de sus derechos fundamentales, de aquellas instancias éticas que están inscritas en su misma naturaleza. Por esto la Iglesia se empeña para que las legislaciones civiles promuevan y tutelen siempre la vida humana, desde la concepción hasta su fin natural. Además, pide para la familia el debido reconocimiento y un apoyo efectivo". (Benedicto XVI).

• "En la experiencia de la oración, la criatura humana expresa toda su conciencia de sí mismo y a la vez dirige toda su persona hacia el Ser delante el cual se está. La oración, que es apertura y elevación del corazón de Dios, se convierte en relación personal con el Señor". (Benedicto XVI).

• "La Eucaristía no sólo es fuente y culmen de la vida de la Iglesia, sino también de su misión, capaz de llevar a todos la comunión con Dios, anunciando con convicción: "Lo que hemos visto y oído, os lo anunciamos, para que también vosotros estéis en comunión con nosotros (1 Jn 1,3)". (Benedicto XVI).

• "Ante la negación de Dios, no hay más que una respuesta: la enérgica afirmación del Dios vivo del Dios con nosotros, presente en la Eucaristía". (Luis de Trelles).

• "Queridísimos amigos, la fidelidad al encuentro con el Cristo Eucarístico en la Santa Misa dominical es esencial para el camino de fe, pero intentemos también ir frecuentemente a visitar al Señor presente en el Tabernáculo! Mirando en adoración la Hostia consagrada, encontramos el don del amor de Dios, encontramos la Pasión y la Cruz de Jesús, como también su Resurrección. Precisamente a través de nuestra mirada en adoración, el Señor nos atrae hacia sí, dentro de su misterio, para transformarnos como transforma el pan y el vino". (Benedicto XVI, 15 de junio de 2006).

• "No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva." (Benedicto XVI (Deus caritas est, 1).

• "Toda persona ha de poder ejercer libremente el derecho a profesar y manifestar, individualmente o comunitariamente, la propia religión o fe, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la pr´ctica, las publicaciones, el culto o la observancia de los ritos. No debería haber obstáculos si quisiera adherirse eventualmente a otra religión, o no profesar ninguna." (Benedicto XVI, Mensaje para la Jornada mundial de la paz, 1 de enero de 2011).

• "El verdadero significado de la "conciencia" para los cristianos: la capacidad humana para reconocer la verdad, y la oportunidad de buscarla y de encontrarla." (Benedicto XVI).

• "¡No tengáis miedo a ser santos! Ésta es la libertad con la que Cristo nos ha liberado." (Juan Pablo II).

• "El árbol de Navidad enriquece el valor simbólico del belén, que es un mensaje de fraternidad y de amistad; una invitación a la unidad y a la paz; una invitación a dejar sitio, en nuestra vida y en la sociedad, a Dios, que nos ofrece su amor omnipotente a través de la frágil figura de un Niño, porque quiere que respondamos libremente a su amor con nuestro amor... El belén y el árbol traen por tanto un mensaje de esperanza y de amor, y ayudan a crear el clima propicio para vivir en la justa dimensión espiritual y religiosa el misterio del nacimiento del Redentor". (Benedicto XVI, 18/12/2010).

• "Queridos hermanos y hermanas, el apostolado eucarístico al que dedicáis vuestros esfuerzos es muy importante. Perseverad en ello con compromiso y pasión, animando y difundiendo la devoción eucarística en todas sus expresiones. En la Eucaristía está encerrado el tesoro de la Iglesia, o sea el mismo Cristo, que en la Cruz se ha inmolado por la salvación de la humanidad". (Benedicto XVI, 11-11-2010, Ángelus, habla sobre la Eucaristía y los Congresos Eucarísticos).

• "El Señor Jesús es la piedra que soporta el peso del mundo, que mantiene la cohesión de la Iglesia y que recoge en unidad final todas las conquistas de la humanidad. En Él tenemos la Palabra y la presencia de Dios, y de Él recibe la Iglesia su vida, su doctrina y su misión. La Iglesia no tiene consistencia por sí misma; est´ llamada a ser signo e instrumento de Cristo, en pura docilidad a su autoridad y en total servicio a su mandato. El único Cristo funda la única Iglesia; Él es la roca sobre la que se cimienta nuestra fe. Apoyados en esa fe, busquemos juntos mostrar al mundo el rostro de Dios, que es amor y el único que puede responder al anhelo de plenitud del hombre. Ésa es la gran tarea, mostrar a todos que Dios es Dios de paz y no de violencia, de libertad y no de coacción, de concordia y no de discordia". (Benedicto XVI, 7-11-2010)

• "La oración debe ser expresión de fe, de otro modo no es verdadera oración. Si uno no cree en la bondad de Dios, no puede rezar de modo verdaderamente adecuado". (Benedicto XVI, 17-10-2010).

• "Nuestro destino eterno está condicionado por nuestra actitud, depende de nosotros seguir el camino que Dios nos ha mostrado para llegar a la vida, y este camino es el amor, no entendido como sentimiento, sino como servicio a los demás, en la caridad de Cristo." (Benedicto XVI, 26-9-2010).

• "Mientras estemos en este mundo, debemos escuchar al Señor que nos habla mediante las sagradas Escrituras y vivir según su voluntad; de lo contrario, después de la muerte, será demasiado tarde para arrepentirse" (Benedicto XVI, 26-9-2010).

• "La búsqueda de lo sagrado no devalúa otros campos de investigación humana; al contrario, los sitúa en un contexto que acrecienta su importancia como medios del ejercicio responsable de nuestro dominio sobre la creación" (Benedicto XVI, Reino Unido, 17/9/2010).

• En la Biblia, Dios "nos confió la tarea de explorar y aprovechar los misterios de la naturaleza al servicio de un bien superior" y que en la fe cristiana, ese bien superior "se expresa como amor a Dios y amor al prójimo". "De este modo, nos comprometemos con el mundo con entusiasmo y de corazón, pero siempre con la vista puesta en servir a ese bien superior, a fin de no desdibujar la belleza de la creación explotándola por motivos egoístas"... " Es así como, la genuina creencia religiosa nos sitúa más allá de la utilidad presente, hacia la trascendencia". (Benedicto XVI, Reino Unido, 17/9/2010).

• "Tener dinero posibilita ser generoso y hacer el bien en el mundo, pero, por sí mismo, no es suficiente para haceros felices. Estar altamente cualificado en determinada actividad o profesión es bueno, pero esto no os llenará de satisfacción a menos que aspiremos a algo más grande aún. Llegar a la fama, no nos hace felices"... "La felicidad es algo que todos quieren, pero una de las mayores tragedias de este mundo es que muchísima gente jamás la encuentra, porque la busca en los lugares equivocados"... Por ello, "la verdadera felicidad se encuentra en Dios. Necesitamos tener el valor de poner nuestras esperanzas más profundas solamente en Dios, no en el dinero, la carrera, el éxito mundano o en nuestras relaciones personales, sino en Dios. Sólo Él puede satisfacer las necesidades m´s profundas de nuestro corazón". (Benedicto XVI, Reino Unido, 17/9/2010).

• "Cuando comenzáis a ser amigos de Dios, todo en la vida empieza a cambiar. A medida que lo vais conociendo mejor, percibís el deseo de reflejar algo de su infinita bondad en vuestra propia vida"... "Cuando todo esto comience a sucederos, est´is en camino hacia la santidad". (Benedicto XVI, Reino Unido, 17/9/2010).

• "“No os contentéis con ser mediocres. El mundo necesita buenos científicos, pero una perspectiva científica se vuelve peligrosa si ignora la dimensión religiosa y ética de la vida, de la misma manera que la religión se convierte en limitada si rechaza la legítima contribución de la ciencia en nuestra comprensión del mundo". (Benedicto XVI, Reino Unido, 17/9/2010).

• "Una relación de profunda confianza, de auténtica amistad con Jesús puede dar a un joven lo que necesita para afrontar bien la vida: serenidad y luz interior, capacidad para pensar de manera positiva, gran ánimo hacia los demás, disponibilidad para pagar personalmente por el bien, la justicia y la verdad". (Benedicto XVI, Ángelus, 5/9/2010).

• "En la realidad histórica, los cristianos, actuando como ciudadanos individualmente o de manera asociada, constituyen una fuerza benéfica y pacífica de cambio profundo, favoreciendo el desarrollo de las posibilidades propias de la misma realidad"..."Esta es la forma de presencia y de acción en el mundo propuesta por la doctrina social de la Iglesia, que busca siempre la maduración de las conciencias como condición de tansformaciones válidas y duraderas". (Benedicto XVI, Carpineto Romano, 5/9/2010).

• "me habéis preguntado: ¿cómo se puede reconocer la llamada de Dios? Y bien, el secreto de la vocación está en la capacidad y en la alegría de distinguir, escuchar y seguir su voz. Pero para hacer esto, es necesario acostumbrar nuestro corazón a reconocer al Señor, a sentirle como una Persona que está cerca de mí y me ama. Como dije esta mañana, es importante aprender a vivir momentos de silencio interior en el día a día para ser capaces de escuchar la voz del Señor. Estad seguros de que si uno aprende a escuchar esta voz y a seguirla con generosidad, no tiene miedo de nada, sabe y siente que Dios está con él, con ella, que es Amigo, Padre y Hermano. Dicho en una palabra: el secreto de la vocación está en la relación con Dios, en la oración que crece precisamente en el silencio interior, en la capacidad de escuchar que Dios está cerca. Y esto es verdad tanto antes de la decisión, en el momento, es decir, de decidir y de partir, como después, si se quiere ser fieles y perseverar en el camino. ". (Benedicto XVI, Sulmona 5/7/2010).

• "La fe y la oración no resuelven los problemas, pero permiten afrontarlos con una luz y una fuerza nueva, de una forma digna del hombre, y también de forma más serena y eficaz. Si miramos a la historia de la Iglesia veremos que es rica en figuras de santos y beatos que, precisamente partiendo de un diálogo intenso y constante con Dios, iluminados por la fe, supieron encontrar soluciones creativas, siempre nuevas, para responder a las necesidades humanas concretas en todos los siglos: la salud, la instrucción, el trabajo, etc. Su arrojo estaba animado por el Espíritu Santo y por una amor fuerte y generoso por los hermanos, especialmente por los más débiles y desfavorecidos. ¡Queridos jóvenes! ¡Dejáos conquistar totalmente por Cristo! ¡Poneos también vosotros, con decisión, sobre el camino de la santidad, es decir, de estar en contacto, en conformidad con Dios – camino que está abierto a todos – porque esto os hará ser también máás creativos en buscar soluciones a los problemas que encontráis, y en buscarlos juntos!". (Benedicto XVI, Sulmona 5/7/2010).

• "Vivimos en una sociedad en que cada espacio, cada momento parece que se tiene que "llenar" con iniciativas, actividades, sonidos. A menudo no hay ni siquiera tiempo para dialogar. Queridos hermanas y hermanos. No tengamos miedo de favorecer el silencio fuera y dentro de nosotros, si queremos ser capaces, no sólo de percibir la voz de Dios, sino también la del que está al lado nuestro, de los demás". (Benedicto XVI, Sulmona 4/7/2010).

• "El primer imperativo es siempre el de rezar al Señor de la mies (cfr Lc 10,2). Y sólo después de esta invitación, Jesús define algunos compromisos esenciales de los discípulos: el anuncio sereno, claro y valiente del mensaje evangélico – también en los momentos de persecución – sin ceder ni a la fascinación de la moda, ni al de la violencia o de la imposición; el desapego de la preocupación por las cosas – el dinero y el vestido – confiando en la Providencia del Padre; la atención y cuidado en particular hacia los enfermos en el cuerpo y en el espíritu (cfr Lc 10,5-9). (Benedicto XVI, Sulmona 4/7/2010).

• "La santidad nunca pasa de moda. Aún más, con el pasar del tiempo, resplandece cada vez con mayor luminosidad, expresando la perenne tensión del hombre hacia Dios". (Benedicto XVI, Sulmona 4/7/2010).

• "La Eucaristía, centro de la vida del cristiano y escuela de humildad, debe ser el objeto principal de vuestro amor". (Benedicto XVI, Oporto 143/5/2010).

• "Hermanos y hermanas míos, hace falta que os asociéis a mí como testigos de la resurrección de Jesús. En efecto, si vosotros no sois sus testigos en vuestros ambientes, ¿quién lo hará por vosotros? El cristiano es, en la Iglesia y con la Iglesia, un misionero de Cristo enviado al mundo. Ésta es la misión apremiante de toda comunidad eclesial: recibir de Dios a Cristo resucitado y ofrecerlo al mundo, para que todas las situaciones de desfallecimiento y muerte se transformen, por el Espíritu, en ocasiones de crecimiento y vida". (Benedicto XVI, Oporto 143/5/2010).

• "escuchar más atentamente la Palabra de Cristo y saborear asiduamente el Pan de su presencia en las celebraciones eucarísticas. Esto nos convertirá en testigos y, aún más, en portadores de Jesús resucitado en el mundo, haciéndolo presente en los diversos ámbitos de la sociedad y a cuantos viven y trabajan en ellos, difundiendo esa vida ‘abundante’ que ha ganado con su cruz y resurrección y que sacia las más legítimas aspiraciones del corazón humano". (Benedicto XVI, Oporto, 14/5/20109.

• "No tengáis miedo de hablar de Dios y de maniestar a los ojos de vuestros contemporáneos la luz de Cristo ". (Benedicto XVI, Fátima, 13/5/2010).

• "La fe en Dios abre el hombre a un horizonte de una esperanza que no defrauda; indica un sólido fundamento sobre el cual apoyar, sin miedos, la propia vida; pide el abandono, lleno de confianza, en las manos del Amor que sostiene al mundo". (Benedicto XVI, Fátima, 13/5/2010).

• "Id tras las huellas de Cristo. Él es vuestra meta, vuestro camino y también vuestro premio. La vida es un camino, ciertamente. Pero no es un camino incierto y sin destino fijo, sino que conduce a Cristo, meta de la vida humana y de la historia. Por este camino llegaréis a encontraros con Aquel que, entregando su vida por amor, os abre las puertas de la vida eterna ". (Benedicto XVI).

• "La humanidad es una sola familia y el diálogo fecundo entre fe y razón no puede menos de enriquecerla, haciendo más eficaz la obra de la caridad en lo social y constituyendo el marco apropiado para incentivar la colaboración entre creyentes y no creyentes ". (Benedicto XVI).

• "Partir el pan es el gesto del padre de familia que se preocupa de los suyos y les da lo que necesitan para la vida. Pero es también el gesto de la hospitalidad con que se acoge al extranjero, al huésped, y se le permite participar en la propia vida". (Benedicto XVI).

• "A veces no se percibió de manera suficientemente clara la relación intrínseca entre la santa Misa y la adoración del Santísimo Sacramento…; la adoración eucarística no es sino la continuación obvia de la celebración eucarística, la cual es en sí misma el acto más grande de adoración de la Iglesia… La adoración fuera de la santa misa prolonga e intensifica lo acontecido en la misma celebración litúrgica. En efecto, "solo en la adoración puede madurar una acogida profunda y verdadera. Y precisamente en este acto personal de encuentro con el señor madura luego tambi&reacute;n la dimensión social contenida en la eucaristía y que quiere romper las barreras no sólo entre el Señor y nosotros, sino también y sobre todo las barreras que nos separan a los unos de los otros". (Benedicto XVI, Discurso a la Curia Romana (22.12.2005)(n.6).

• "El cristianismo no es una suma de ideas, una filosofía, una teoría. Sino un modo de vivir. Es caridad. Es amor. Sólo así llegamos a ser cristianos: si la fe se transforma en caridad. Si es caridad. Nuestro Dios es por una parte ‘Logos’ -Razón eterna- pero esta Razón es también Amor. No es matemática fría que construye el universo. Esta Razón eterna es fuego. Es caridad. Ya en nosotros debería realizarse esta unidad de razón y caridad, de fe y caridad". (Benedicto XVI).

• "Las cosas de la ciencia, de la técnica cuestan grandes inversiones, aventuras espirituales y materiales costosas y difíciles. Pero Dios se da gratuitamente. Las grandes cosas de la vida –Dios, el amor y la verdad– son gratuitas y diría que sobre ello debemos meditar a menudo. Sobre esta gratuidad de Dios. Sobre el hecho que no hay necesidad de grandes dones materiales ni intelectuales para estar cerca de Dios: Dios está en mí, en mi corazón y en mis labios". (Benedicto XVI).

• "servir es entregarse a síí mismos; ser no sólo para sí mismos, sino para los demás, de parte de Dios y cara a Dios: éste es el núcleo más profundo de la misión de Jesucristo, y a la vez, la verdadera esencia de su sacerdocio". (Benedicto XVI).

• "La adoración es un reconocimiento lleno de gratitud, que parte del corazón y que requiere de todo el ser, porque solo adorando y amando a Dios sobre todas las cosas, el hombre se puede realizar plenamente". (Benedicto XVI).

• "Donde se atropella la dignidad y los derechos de la persona humana; donde los egoísmos personales o de grupo prevalecen sobre el bien común; donde se corre el riesgo de habituarse al odio fratricida y a la explotación del hombre por el hombre; donde las luchas intestinas dividen grupos y etnias y laceran la convivencia; donde el terrorismo sigue golpeando; donde falta lo necesario para vivir; donde se mira con desconfianza un futuro que se esta haciendo cada vez más incierto, incluso en las Naciones del bienestar: que en todos estos casos brille la Luz de la Navidad y anime a todos a hacer su propia parte, con espíritu de auténtica solidaridad. Si cada uno piensa sólo en sus propios intereses, el mundo se encamina a la ruina". (Benedicto XVI).

• "La persona humana se regenera verdaderamente y solamente en la relación con Dios, y Dios se encuentra aprendiendo a escuchar su voz en el interior y en el silencio". (Benedicto XVI)

• "La Iglesia no impone, sino que propone libremente la fe católica, sabiendo que la conversión es el fruto misterioso de la acción del Espíritu Santo". (Benedicto XVI).

• "El amor humano necesita ser purificado, madurar y también ir más allá de sí mismo y poder llegar a ser plenamente humano para ser principio de una alegría verdadera y duradera". (Benedicto XVI).

• "La fe y la ética cristiana no pretenden ahogar el amor, sino hacerlo sano, fuerte y realmente libre: precisamente este es el sentido de los 10 mandamientos, que no son una serie de "no" sino un gran "sí" al amor y a la vida". (Benedicto XVI).

• "El cristiano que anuncia a Jesús, más de demostrar a su Señor lo que sencillamente hace es mostrarle. Porque la razón de nuestra esperanza no es un discurso teórico de fría apologética, sino un anuncio sencillo y fuerte de lo que nos ha sucedido: la oscuridad, la indiferencia, la violencia, el pecado y la muerte, han sido desplazadas y arrancadas en nosotros por el paso liberador de la Pascua de Jesús en nuestra vida. Y esa liberación que nos ha sucedido a nosotros deseamos que suceda también absolutamente a todos. Los mandamientos cristianos son vivir la vida de Jesucristo por la fuerza del Espíritu de la Verdad. Predicamos a Cristo siendo testigos de la luz, de la misericordia, de la paz, de la gracia y de la vida que ha acontecido y acontece en nosotros tras el encuentro con Él. Él es nuestra regla y nuestra ley". (Mons. Sanz Montes).

• "La defensa de la libertad es una llamada a cultivar la virtud, la autodisciplina, el sacrificio por el bien común y un sentido de responsabilidad ante los menos afortunados. Además, exige el valor de empeñarse en la vida civil, llevando las propias creencias religiosas y los valores más profundos a un debate público razonable. En una palabra, la libertad es siempre nueva. Se trata de un desafío que se plantea a cada generación, y ha de ser ganado constantemente en favor de la causa del bien". (Benedicto XVI)

• "Diría que la adoración es reconocer que Jesús es mi Señor, que Jesús me señala el camino que debo tomar, me hace comprender que sólo vivo bien si conozco el camino indicado por Él, sólo si sigo el camino que Él me señala. Así pues, adorar es decir: " Jesús, yo soy tuyo y te sigo en mi vida; no quisiera perder jamás esa amistad, esta comunión contigo". También podría decir que la adoración es, en esencia, un abrazo con Jesús, en el que digo: " Yo soy tuyo y te pido que tú también estés siempre conmigo". ". (Benedicto XVI).

• "Estoy convencido de que respetando a la persona se promueve la paz, y que construyendo la paz se ponen las bases para un auténtico humanismo integral. Así es como se prepara un futuro sereno para las nuevas generaciones". (Benedicto XVI.

• "Él nos quiere libres, nos ama en cuanto que somos libres, hasta el punto de que acepta el riesgo que corremos de alejarnos de Él con tal de ofrecernos la posibilidad de reconocerlo sin constricciones interiores". (Benedicto XVI).

• "No somos el producto casual y sin sentido de la evolución. Cada uno de nosotros es el fruto de un pensamiento de Dios. Cada uno de nosotros es querido, cada uno es amado, cada uno es necesario. Nada hay más hermoso que haber sido alcanzados, sorprendidos, por el Evangelio, por Cristo. Nada más bello que conocerle y comunicar a los otros la amistad con él. La tarea del pastor, del pescador de hombres, puede parecer a veces gravosa. Pero es gozosa y grande, porque en definitiva es un servicio a la alegría, a la alegría de Dios que quiere hacer su entrada en el mundo". (Benedicto XVI)

• "El matrimonio y la familia no son, en realidad, una construcción sociológica casual, fruto de situaciones históricas y económicas particulares. Al contrario, la cuestión de la correcta relación entre el hombre y la mujer, hunde sus raíces en la esencia más profunda del ser humano y sólo a partir de ella puede encontrar su respuesta". (Benedicto XVI).

• "La familia, fundada en el matrimonio indisoluble entre un hombre y una mujer, expresa esta dimensión relacional, filial y comunicativa, y es el ámbito donde el hombre puede nacer con dignidad, crecer y desarrollarse de modo integral". (Benedicto XVI).

• "¡ Qué fácil es conformarse con los placeres superficiales, vivir sólo para sí mismos, gozando aparentemente de la vida! Pero antes o después, uno se da cuenta de que no se trata de la verdadera felicidad que sólo la encontramos en Jesús!". (Benedicto XVI).

• "La fuerza del derecho nunca debe transformarse en iniquidad, ni se puede limitar el libre ejercicio de las religiones, porque profesar la propia fe libremente es uno de los derechos humanos fundamentales y universalmente reconocidos". (Benedicto XVI).


• "Es verdad que encuentras hombres que protestan de los tiempos actuales y dicen que fueron mejores los de nuestros antepasados; pero esos mismos, si se les pudiera situar en los tiempos que añoran, también entonces protestarían. En realidad juzgas que esos tiempos pasados son buenos, porque no son los tuyos". (San Agustín).

• "El sacramento de la caridad lo tenemos en la Eucaristía". (Alberto Capellán Zuazo)

• "No tiene más caridad el que más da, sino el que da con más amor". (Alberto Capellán Zuazo).

• "Este es nuestro destino en la tierra y en el cielo: amar". (Alberto Capellán Zuazo).


• "¿Por qué, pues, a veces no tenemos virtud? porque no somos sencillos; porque complicamos nuestros deseos; porque todo lo que queremos nos lo hace difícil para nuestra propia voluntad que se deja llevar de lo que agrada, de lo cómodo, de lo innecesario, y muchas veces de las pasiones". (San Rafael Arnáiz).


• " Si todas las acciones del hombre se rigen por el amor, ¿qué será la adoración a Dios? Fácilmente adivinamos que es su acto de amor por excelencia". (Luis de Trelles).

• "Mi reiterada invitación nace del convencimiento de que rezando con reposo, sentiréis en lo íntimo del alma la dulzura que produce una buena acción, y esa quietud y paz interior que atestigua la presencia de Dios". (Luis de Trelles).

• "Así como Dios se vale del silencio y del apartamiento para hablar a las almas, aunque la voluntad de salvarnos sea constante y su bondad infinita, parece que en el silencio de la vigilia llama más a sí al hombre, especialmente a aquel que para conversar con Él le sacrifica las horas de natural descanso, ya que siempre acompaña al sacrificio un aumento de gracia y la atención del Señor". (Luis de Trelles)


• "El mundo moderno exige y espera de nosotros sencillez de vida, espíritu de oración, caridad para con todos, especialmente para con los pequeños y los pobres, obediencia y humildad, desapego de sí mismos y renuncia. Sin esta marca de santidad, nuestra palabra difícilmente abrirá brecha en el corazón de los hombres de este tiempo. Corre el riesgo de hacerse vana e infecunda ". (Pablo VI).

• "Jesús no tuvo cuidados paliativos, pero su muerte fue absolulamente digna porque la miró a la cara con confianza, porque la aceptó con amor, porque la vivió descansando en los pabros del Padre celestial". (Mons. F. sebastián).

• "La esperanza es el sueño del hombre despierto". (Aristóteles).

• "Yo sé que las nubes duran un momento y que el sol es para todos los días". (Tagore).

• "El secreto de la vida humana, el secreto raíz del que todos los demás brotan, es el ansia de más vida..., es en una palabra, el apetito de divinidad, el hambre de Dios". (Unamuno).

• "Dios tiene derecho a que le creamos. Ha hablado en Jesucristo, que nos dijo cómo era Dios y cómo llegar a Él. Quiso unir la palabra con los signos, el testimonio con el amor a los demás. Es la fe, los sacramentos, la caridad y el testimonio. Creencia, celebración, práctica y ejemplo son inseparables". (Mons. Carlos Amigo)

• "Hacer lo que Dios quiere y querer lo que Dios hace". (San José María Rubio).

• "La belleza cuando está más adornada es cuando no lo está". (San Jerónimo)

• "Una de las grandes enfermedades es no ser nada para nadie". (Teresa de Calcuta).

• "El autético conservacionista es alguién que sabe que el mundo no es una herencia de sus padres, sino un prestamo de sus hijos". (Audubón)

• "Por este mundo pasaré solamente una vez, si hay una buena obra que pueda hacer, si hay una buena palabra que pueda decir, haré esa buena accción y diré esa buena palabra, pues ya nunca volveré a pasar por aquí". (Edmundo D,Amicis en Corazón).

• "Cada mañana nos grita: Hay que hacer lo pertinente y lo posible esperarlo". (Goethe).

• "La santidad no es un lujo de unos pocos. Es un deber de todos. Mío y vuestro". (Madre Teresa de Calcuta).

• "Inteligencia: conócete, acéptate, supérate". (San Agustín).

• "Tengo la convicción de que los políticos pasan poco tiempo de rodillas. Estoy convencida de que desempeñarían mucho mejor su tarea si lo hiciesen". (Madre Teresa de Calcuta).

• "La oración genera fe, genera amor, y el amor genera servicio a los pobres". (Madre Teresa de Calcuta).

• "Orar no es pedir. Orar es ponerse en manos de Dios, a su disposición, y escuchar su voz en lo profundo de nuestros corazones". (Madre Teresa de Calcuta).

• " El amor comienza por el hogar. Si la familia vive en el amor, sus miembros esparcen amor en su entorno". (Madre Teresa de Calcuta)

• " Hoy todo el mundo da la impresión de andar acelerado. Nadie parece tener tiempo para los demás:los hijos para los padres, los padres para sus hijos, los esposos el uno para el otro. La paz mundial empieza a quebrarse en el interior de los propios hogares". (Madre Teresa de Calcuta)

• "Dios sería muy pequeño si la inteligencia humana pudiera comprenderlo". (Anónimo).

• "Buscando el bien de nuestros semejantes encontramos el nuestro". (Platón)

• "No dejes de hablar cuando la gloria de Dios o el bien del prójimo piden que hables". (Pedro Poveda).

• "Creo en Dios como el ciego cree en el sol no porque lo ve sino porque lo siente". (Anónimo)

• "Los derechos humanos son consecuencia de la dignidad del hombre, no concesiones de los estados". (Juan Pablo II)

• "Amar a Dios sobre todas las cosas es además el secreto para conseguir la felicidad incluso ya en esta vida. No busquéis la felicidad en el placer, en la posesión de cosas materiales, en el afán de dominios. Se es feliz por lo que se es, no por lo que se tiene; la felicidad está en el corazón, está en amar, está en darse por el bien de los demás sin esperar nada a cambio". (Juan Pablo II)

• "Visitar el Santísimo es un tiempo bien empleado. Las prisas de nuestros relojes de hoy no deberían alejarnos del Sagrario, donde Cristo nos espera para prolongar, revivir y prepararnos el encuentro eucarístico con Él en la Santa Misa. El diálogo silencioso con el Dios del Amor os ayudará a encontrar la verdadera paz del alma". (Card. Rouco Varela)

• "El desarrollo es el nuevo nombre de la paz". (Juan Pablo II).

• "Cristo es el único que puede dar sentido a nuestra vida. En Él se encuentra la paz, la serenidad, la liberación completa, porque Él nos libera de la esclavitud radical, origen de todos los males, que es el pecado, e inspira en los corazones el ansia de la auténtica libertad, que es el fruto de la gracia de Dios que sana y renueva lo más íntimo de la persona humana". (Juan Pablo II)

• "La vida es un cuento escrito por la mano de Dios". (Hans Cristian Andersen)

• "En la Eucaristía, Cristo nos recibe a cada uno de nosotros". (Juan Pablo II).

• "La paz ante todo en los corazones, que se construye deponiendo las armas del rencor, de la venganza y de toda forma de egoísmo". (Juan Pablo II)

• "La juventud es la edad en la que se busca descubrir la propia identidad para proyectar el futuro. Dejaos guiar por Cristo en la búsqueda de lo que puede ayudar a realizaros plenamente". (Juan Pablo II)

• "El conocimiento de Jesús es el que rompe la soledad, supera las tristezas y las incertidumbres, da el significado auténtico a la vida, frena las pasiones, sublima los ideales, expande las energías en la caridad, ilumina en las opciones decisivas". (Juan Pablo II).

• "Cristo es la respuesta total a la pregunta total del hombre". (K. Rahuer).

• "Solamente una vida dedicada a los demás merece la pena ser vivida". (Gandhi).

• "Los creyentes de todas las religiones, junto con los hombres de buena voluntad, abandonando cualquier forma de intolerancia y discriminación, están llamados a construir la paz". (Juan Pablo II).

• "Nosotros los cristianos, en partícular, estamos llamados a ser centinelas de la paz en los lugares donde vivimos y trabajamos; es decir, se nos pide que vigilemos para que las conciencias no cedan a la tentación del egoísmo, de las mentiras y de la violencia". (Juan Pablo II)

• "La excelencia moral es resultado del hábito. Nos volvemos justos realizando actos de justicia; templados realizando actos de templanza; valientes realizando actos de valentia". (Aristóteles).

• "Una cosa no es justa por el hecho de ser ley. Debe ser ley porque es justa". (Montesquieu).

• "Amor, ternura, abnegación, sacrificio, todo esto es madre. Y todo esto es para nosotros María". (Josep Comerna).

• "Acércate a Dios como adorador no como crítico". (San Efrén).

• "Hemos de proceder de tal manera que no nos sonrojemos ante nosotros mismos". (Baltasar Gracián).

• "La verdadera libertad consiste en el dominio absoluto de sí mismo". (Montaigne).

• "Cualquier medida para promover el desarrollo auténtico y duradero tiene que defender la dignidad y la cultura humanas". (Mary Ann Glendon).

• "La humildad es la etiqueta que exige el ceremonial para las audiencias con Dios". (Alfonso Milagro).

• "Un buen arrepentimiento es la mejor medicina para las enfermedades del alma". (Cervantes).

• "La alegría y el amor son las dos alas para las grandes acciones". (Goethe).

• "Sabemos que la fe no se impone, se propone, pero los cristianos tenemos derecho a que se nos respete cuando hacemos una lectura creyente de nuestra realidad". (Mons.Barrio).

• "No tengamos miedo al que dirán, que siempre hace abortar hermosos proyectos. No tengamos miedo a ser pocos, porque la levadura es siempre poca, pero hace fermentar la masa. No tengamos miedo a que no nos entiendan, porque la semilla demuestra que es fértil después de brotar y madurar". (Mons.Palentini).

• "La misión de los católicos es poner amor donde haya odio; unión donde haya división; solidaridad donde haya egoísmos e individualismo; compromiso donde haya indiferencia; paz donde haya corazones angustiados; entusiasmo por el anuncio de la Buena Noticia donde haya escepticismo e indiferencia religiosa; compromiso con el hermano donde haya intereses mezquinos de personas o corporaciones". (Martín Zabala).

• "La fe no es algo que puedas ver, no es algo que puedas tocar. Pero puedes sentirla en el corazón. Te lleva a creer en la bondad de los demás y te ayuda a encontrarla". (Bárbara Cage).

• "La entrega total y la fidelidad permanente al Amor constituye la base de vuestro testimonio ante el mundo". (Juan Pablo II).

• "Sólo trabaja eficazmente por la paz del mundo quien vive en paz en su propio mundo". (Darío Lostado).

• "La ciencia, a pesar de sus progresos inceíbles, no puede ni podrá nunca explicarlo todo. Cada vez ganará nuevas zonas a lo que hoy parece inexplicable. Pero las rayas fronterizas del saber, por muy lejos que se eleven, tendrán siempre delante un infinito mundo de misterio". (Gregorio Marañón).

• "¿Adónde nos conduce Dios? No lo sabemos, sólo sabemos que nos conduce". (Edit Stein).

• "Responded a la violencia ciega con el poder fascinante del amor. Venced la enemistad con la fuerza del perdón. Manteneos lejos de toda forma de nacionalismo exasperado, de racismo, de intolerancia. Testimoniad con vuestra vida que las ideas no se imponen, sino que se proponen. ¡ Nunca os dejéis desalentar por el mal!". (Juan Pablo II).

• "Dios no manda cosas imposibles sino que, al mandar te enseña a que hagas cuanto puedas, y a que pidas lo que no puedas". (San Agustín).

• "¿Quieres saber si tu amor es bello y digno? Mira si te eleva sobre tí mismo". (Arturo Graf).

• "Pensar que el mundo no tiene un Creador, es lo mismo que afirmar que un diccionario es el resultado de la explosión de la tipografía". (B. Flanklin.

• "Los pueblos pasan, los tronos y dinastías se derrumban pero la Iglesia permanece". (Napoleón).

• "Traduce conscientemente en tu vida el amor a la verdad que hace la justicia. Esto es el testimonio de vida. No se trata de hacer discursos teóricos, sino de ofertar vidas verdaderas desde la comunión con Jesucristo". (Carlos Osoro).

• "La fe consiste en creer en aquello que no vemos; y la recompensa por esta fe es ver aquello en lo que creemos". (San Agustín).

• "He dicho siempre que el que empieza a no crer en Dios empieza a creer en estupideces". (Julián Marías).

• "Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo". (Abraham Lincoln).

• "Lo único que los muertos se llevan a la tumba es lo que dieron". (Will Walace).

• "La paz auténtica en la tierra conlleva, de hecho, la firme determinación de respetar a los demás, individuos y pueblos, en su dignidad, y la constante voluntad de incrementar la fraternidad entre los miembros de la familia humana". (Juan Pablo II).

• "Los verdaderos discípulos de Cristo tienen conciencia de su propia debilidad. Por esto ponen toda su confianza en la gracia de Dios que acogen con corazón indiviso, convencidos de que sin Él no pueden hacer nada. Lo que les caracteriza y distingue del resto de los hombres no son los talentos o las disposiciones naturales. Es su firme determinación de caminar tras las huellas de Jesús". (Juan Pablo II).

• "Creen que la justicia social resuelve todos los problemas y no se dan cuenta que es insuficiente. Sin amor, no pasa de ser una nueva opresión. No habrá justicia social sin amor". (Teresa de Calcuta).

• "Algunos confunden no tener tabúes con no tener principios". (Enrique Rojas).

• "El perdón se opone al rencor y a la venganza, no a la justicia ". (Juan Pablo II).

• "La oración es la contemplación del misterio de Dios y de las maravillas que obra en la historia de la redención". (Benedicto XVI).

• "He tratado de vivir de tal manera que no tenga que sentir miedo al presentarme ante el Divino Juez". (San Ambrosio).

• "Estamos ante la persona de Jesucristo... El hombre no sabe si es digno de amor o de odio, pero Cristo lo sabe... Medítalo despacio, pues te importa mucho: si eres bueno, para ti lo serás; si malo, llevarás la pena. Acaso este rato de oración influirá en tu suerte eterna". (Luis de Trelles).

• "La felicidad sobreviene cuando lo que piensas, lo que dices y lo que haces están en armonía". (Gandhi).

• "La adoración es un reconocimiento lleno de gratitud, que parte del corazón y que requiere de todo el ser, porque solo adorando y amando a Dios sobre todas las cosas, el hombre se puede realizar plenamente". (Benedicto XVI).

• "No son las ideologías las que salvan el mundo, sino sólo dirigir la mirada al Dios viviente, que es nuestro creador, el garante de nuestra libertad, el garante de lo que es realmente bueno y auténtico. La revolución verdadera consiste únicamente en mirar a Dios, que es la medida de lo que es justo y, al mismo tiempo, es el amor eterno. Y, ¿qué puede salvarnos sino es el amor?". (Benedicto XVI).

• "La palabra latina adoración es ad-oratio, contacto boca a boca, beso, abrazo y, por tanto, en resumen, amor. La sumisión se hace unión, porque aquel al cual nos sometemos es Amor. Así la sumisión adquiere sentido, porque no nos impone cosas extrañas, sino que nos libera desde lo más íntimo de nuestro ser". (Benedicto XVI).

• "é de la naturaleza de los hombres, y puedo atestiguar que Jesucristo no es un simple mortal. No cabe comparación posible entre Él y las gentes del mundo. Alejandro Magno, César, Carlomagno y yo fundamos imperios. Pero ¿sobre qué reposaba la obra de nuestro ingenio? Sobre la fuerza. Jesucristo edificó su imperio sobre el amor y aun en este momento millones de hombres darían su vida por Él". (Napoleón).

• "Sé bien y lo saben mis hermanas que lo que realizamos es menos que una gota en el océno. Pero si la gota le faltase, el océano carecería de algo". (Madre Teresa de Calcuta).

• "¿Por qué empeñarse en saber cuando es tan fácil amar?Dios no te manda entender; no pretende que su mar sin playas pueda caber en tu mínimo pensar. Dios sólo te pide amor" : dale todo el tuyo, y más, siempre más, con más ardor, con más ímpetu.

• ¡Verás cómo, amándole mejor, mejor le comprenderás!". (Amado Nervo).

• "La libertad, alimentará la paz y la hará fructificar cuando, en la elección de los medios para alcanzarla, los individuos se guíen por la razón y asuman con valentía la responsabilidad de las propias acciones". (Juan Pablo II).

• "Quiera Dios que la Navidad reavive en cada uno la voluntad de hacerse activo y valiente constructor de la civilización del amor". (Juan Pablo II).

• "Amando a los demás descubriréis el sentido de la vida". (Juan Pablo II).

• "La libertad es el derecho de hacer lo que no perjudica a los demá". (Lacordaire).

• "Amo todas las religiones pero estoy enamorada de la mía". (Teresa de Calcuta).

• "La Cuaresma es tiempo de conversión, porque también se nos recuerda que tenemos que aprender a que la palabra "hermano", no sea sólo una palabra hueca, sino que sea una experiencia y, en ese sentido, la práctica del ayuno y de la limosna nos enseñan a sabernos privar de las cosas para aprender a compartir; a saber mirar al otro más que a nosotros mismos; a saber ser libres para no estar atados a lo material y poder hacer así de las cosas un lugar de encuentro y solidaridad con el hermano". (Mons. José Vilaplana).

• "Jesús es el hombre que no podía pecar, pero tomó los pecados de todos; el hombre que no podía morir pero murió por amor a todos. Fue Él el que inventó el amor desinteresado. Diréis que el amor ya existía... Y es cierto. También la radio y las ondas eléctricas existían desde siempre, pero si no llega a haber uno que las inventó seguirían siendo desconocidas. Fue Cristo el que nos aclaró verdaderamente qué es el amora". (Roberto Benigni).

• "En el misterio del Crucificado se realiza aquel dirigirse de Dios contra sí mismo en el cual Él se dona para elevar al hombre y salvarlo; amor en su forma más radical". (Benedicto XVI).

• "El que cree de verdad, predica sin predicar". (Teresa de Calcuta).

• "En estos encuentros se produce un diálogo entre el Señor y nosotros: Él nos habla con su donación silenciosa y nosotros, prolongando la oración de la Misa, hacemos memoria de los dones de su amor y le damos gracias, nos ofrecemos a compartir su entrega y le pedimos ayuda y fuerza, rogándole que interceda por nosotros ante el Padre. Estos actos de adoración se convierten así en fuente de misión, en invitación a la comunión eclesial y en llamada a la fraternidad". (Amadeo Rodríguez).

• "Si uno no quisiera creer más que lo que conoce, ni siquiera podría vivir en este mundo. ¿Cómo podría vivir sin creer a alguien? ¿Cómo creería, por ejemplo, que fulano es su padre? Por consiguiente, es necesario que el hombre crea a alguien acerca de las cosas que no puede saber totalmente por sí solo. Pero a nadie hay que creer como a Dios; por lo tanto, los que no creen las enseñanzas de la fe no son sabios, sino estúpidos como dice el Apóstol: Soberbio es, nada sabe (I Timoteo 6,4)". (Santo Tomás).

• "Es preciso valorar la devoción eucarística bajo todos sus aspectos: la participación plena de la misma, con la comunión, y también las visitas al Santísimo. Cristo permanece sacramentalmente con nosotros para darnos vida abundante y facilitar el encuentro personal con Él. El creyente hallará en ese encuentro eucarístico paz y serenidad; Cristo sabrá dar la fortaleza y paciencia en la lucha, luz y entusiasmo en la fe, vigor para hacer frente a las tentaciones, profundidad en las convicciones cristianas, fervor en el amor a Dios y en la entrega y servicio a los demás. Todas las virtudes de Jesús están ahí al servicio de todos los que quieran acudir. ". (J.Delicado Baeza).

• "El diálogo entre fe y razón, si se lleva a cabo con sinceridad y rigor, ofrece la posibilidad de percibir, de manera más eficaz y convincente, el carácter racional de la fe en Dios –no en un Dios cualquiera, sino en aquel Dios que se ha revelado en Jesucristo– y además, de mostrar que en el mismo Jesucristo se encuentra el cumplimiento de toda aspiración humana auténtica. ". (Benedicto XVI).

• "El amor que no se basa en la verdad y la justicia no es amor". (San Pío de Pietrelcina).

• "-¿Qué le ha convencido de que el cristianismo es verdadero? La constatación de que el Evangelio es realmente el libro de instrucciones para el uso del hombre; que Jesucristo es de verdad la respuesta a todos nuestros interrogantes; que sólo quien sigue a Cristo se realiza plenamente. Ésta ha sido la primera prueba que he hallado. A ella se le añadió después otra prueba más: la oración. He experimentado que, cuando se pide algo a Dios con sinceridad y con intención recta, siempre se es atendido".( Mondadori).

• "Los cristianos consecuentes son como antorchas en el mundo, señalan el norte y manifiestan una vida realizada en el amor".(Mns. R. Blázquez).

• "Hay solamente dos formas de vivir tu vida.Una es como si nada fuera un milagro. La otra es como si todo es un milagro. ". (Albert Einstein).

• "Tener fe es como llevar una linterna en una excursión nocturna. El paisaje no cambia al ser iluminado, ni disminuye el cansancio de la marcha. Pero el que tiene la linterna ve mejor cómo es la espesura y camina con un poco más de seguridad. El peso de la linterna le puede exasperar a veces, o las sombras producidas hacerle imaginar feroces fantasmas, pero gracias a la linterna será difícil que tropieze y caiga, y se sentirá satisfecho de poder prestar su ayuda a los demás". (Monseñor Raúl Berzosa).

• "Un hombre atento puede comprender que la existencia de este mundo no se explica sin Dios, que esta vida humana refleja la presencia de un Dios, porque todos los problemas morales, todos los problemas de nuestro ser resultan absurdos sin Dios. Me parece que se puede entender que sin Dios el mundo es absurdo, que nuestra vida es absurda; si queremos vivir de una manera responsable, se abre sólo este camino de reconocer que existe un Dios y que nosotros somos en el mundo el proyecto de Dios, que somos conocidos por Dios y que podemos responderle". (Benedicto XVI).

• "Adoración entendida en un sentido correcto significa que sólo vivo correctamente mi naturaleza en cuanto ser relacional, que constituye la idea íntima de mi ser. En consecuencia, es una vida que tiende hacia la voluntad de Dios, concretamente a la adecuación con la verdad y con el amor. No se trata de obrar para que Dios se alegre. Adoración significa aceptar el vuelo de flecha de nuestra existencia. Aceptar que mi finalidad no es algo finito y que por tanto puede comprometerme, sino que yo descollo por encima de todos los demás fines. Concretamente en la unión íntima con el que me ha querido como compañero de relación y precisamente por eso me ha concedido la libertad ". (Ratzinger "Conversaciones con Peter Seewald").

• "El testimonio de Jesús y de sus apóstoles, históricamente incuestionable y religiosamente convincente, sí es el apoyo firme que necesitamos para creer. Creer es dar fe a lo que alguién me dice, creer es dar confianza a una persona en atención a sus merecimientos y a la congruencia de sus testimonios, dejarse enseñar y guiar por una persona (en este caso Jesucristo) que nos parece digno de confianza".

• "La adoración eucarística debe ser un objetivo especial para las comunidades religiosas y parroquiales. Postrémonos largo rato ante Jesús presente en la Eucaristía, reparando con nuestra fe y nuestro amor los descuidos, los olvidos e incluso los ultrajes que nuestro Salvador padece en tantas partes del mundo". (Juan Pablo II).

• "La felicidad nace de la conformidad con uno mismo, de la cercanía espiritual con los demás, de la conformidad de nuestros deseos con la realidad en que vivimos". (Mons.Fernando Sebastián).

• "El adviento cristiano siempre es recordar a Aquel que vino ya, es acoger su venida incesantemente presente, y por último es prepararnos al día de su vuelta prometida. Esta es la paradoja de nuestra fe: hacer memoria de quien vino, desde la acogida de quien nunca se ha marchado, para prepararnos a recibir a quien volverá. La paradoja consiste en que el sujeto es la misma persona: Jesucristo. Este es el tiempo que nos prepara a la celebración de la Navidad cristiana. Levantémonos, despertemos. Es posible una novedad, que no dependa de unas fechas pactadas, sino de algo que ha sucedido, de Alguien que está entre nosotros". (Mons.Jesús Sanz Montes).

Enlaces relacionados