página principalA fiestas religiosas

Santos mártires: San Emeterio y San Celedonio

Patronos de Santander

 

Eran soldados romanos, hijos del centurión y mártir Marcelo, martirizados y decapitados en Calahorra (La Rioja) en el año 300.

Según cuenta la tradición sus restos llegaron en una barca de piedra a las costas de Santander, horadando una isleta a la entrada que así se llama La Horadada.

A ellos se debe el nombre de la ciudad: pasó del Portus Victoriae a Portus Sancti Emeterii, luego Sant Emter y finalmente Santander.

Sus cabezas figuran en el escudo de la ciudad. La cripta del Cristo se construye en el s.XIII para servir de relicario a los restos de los Santos Mártires.

Actualmente las cabezas de plata barrocas en que eran guardados se encuentran en el Museo Diocesano

Se erigieron como patronos principales en 1792, casi cuarenta años después de creada la diócesis de Santander, quedando como copatrono San Juan Nepomuceno. Pero ello no supuso más que refrendar una tradición de siglos.

Parece fuera de toda duda que la llegada de las reliquias a lo que hoy es Santander, está en relación con la invasión árabe del s.VIII, cuando muchos hispano-visigodos se retiran a las montañas llevando con ellos sus enseres más apreciados. Después la época medieval adornó este hecho con leyendas.